miércoles, 23 de enero de 2013

A raíz de la aparición del Sup Marcos (enero 2013)


Camas desde un peso.

Que Perón no tuvo hijos biológicos nadie lo ignora.

La historia sobre la paternidad política que se me atribuye se funda en hechos que se relacionan con mi infancia, adolescencia y amor a las aulas y a la bibliografía y que contaré más adelante.
Lo que hacia 1987 nadie ignoraba era que la única persona que podría emprender el camino de la Resistencia pacífica y la Tercera Posición económica era quien les habla.
Montoneros, ERP, Franja Morada, Comandos Inteligentes y los grupúsculos que montaban los pandilleros embanderados resultaban impresentables para el pueblo. Sus hazañas se fundaban en delitos de robos a mano armada, secuestros, estafas gigantescas, asesinatos en la vía pública y la burla repugnante ante la actitud que denominaban poco creíble de las personas de bien. La mayoría de esa segunda y tercera línea fue desaparecido o muerto en circunstancias misteriosas o accidentes burdos, para no dejar rastros de los crímenes seriales, que cometieron. Una vez instalados en el poder, la mano dura de la represión se compartía con los militantes políticos del paso a la new age.

Estos personajes sin utopías y con una voracidad desmedida se hicieron viejos, demasiado viejos, antes de tiempo. No pudieron volver a conectarse con la alegría y la felicidad de la vida: la sencillez, la familia, el placer del aprendizaje.

Pablo Giussani, llama a sus contemporáneos montoneros: la soberbia armada.
La Iglesia Católica y la comunidad de rabinos judíos o iglesias disidentes alimentadas con dinero extranjero, fueron la soberbia cómplice. La sociedad civil es impotente si los líderes son inoperantes.

La ciencia y el arte no fueron ajenos a estas conductas menesterosas. Hoy tampoco lo son.

Por eso, el resto de los fervientes cumplidores de las leyes de Dios (amar a Dios, al prójimo como a ti mismo y a ti mismo como Dios y como prójimo, con todas sus consecuencias humanas: no matar ni lastimar intencionadamente, no robar, no estafar ni engañar, no mentir, no discriminar, no atacar al débil, no fomentar la hostilidad y la promiscuidad irresponsable), prohibiciones que pese a parecer muchas y tener mala y variada prensa aleccionadora de su satánico resultado como camino hacia la felicidad, nos dejan un amplísimo cuadro de libertad para gozar del encuentro de la vida).


El camino que debía seguir "bajada de línea", la "orden de arriba", que ejecutaba la CIA, y que no era sino la mano del espionaje y la manipulación de la monarquía británica como líder de las monarquías europeas y sus aliados del commonwealth y estadounidenses era el de la tan mentada penetración cultural.

La Guerra Fría tuvo aliados tan ilustres como malvados.

La función ética del periodismo es investigar los hechos. Hacer de la opinión una polémica resulta admisible en medios masivos, considerando el enorme poder de penetetración del panóptico universal que manejan las corporaciones, siempre y cuando se permitiera el derecho de réplica. Alguna vez funcionó en Argentina dicho derecho. Se cursaba carta documento al medio que mentaba una falsedad y el mismo medio debía desmentir o permitir la libertad de expresión del agredido.
Con la conspiración silenciosa de los grupos "la idea es siempre la misma": La propaganda subliminal.

Decir sin nombrar.

EL nombre -enfatizaba yo didácticamente en distintos escenarios y los desvergonzados publicistas aliados al poder lo utilizaron para una publicidad de Banco Río- es lo más valioso que uno puede tener.
Con ese espinaje interesado en captar clientazgo esos publicistas llegaron a ser un importante eje sistémico. Ganaron premios internacionales, se convirtieron en asesores presidenciales (llegaron hasta Bush, Berlusconi, Zapatero, Calderón, Lula, entre muchos otros).

O sea, que en las épocas de decadencia económica, un pasado intachable, digno, a base de méritos y esfuerzos para la generación del neoliberalismo no parecía un valor. El único valor posible era el del dinero. Puro y duro. Un dinero que compraría amor, salud, belleza, juventud, talento, títulos universitarios, genio artístico.

Los pueblos, que encarnan la histórica "mayoría silenciosa" pensaban lo contrario. El timo era de ida y vuelta. Captaban la idea para el negocio y seguían mezquinando oportunidades.


El mensaje fue explícito y se profundizó y se sigue profundizando a través de una forma de televisión estupidizante: "Sin tetas no hay paraíso".
Muchísimas veces el contenido del sublite no es tan importante como el nombre que perdurará en la memoria del espectador.

Me estoy acordando ahora del emérito novelista Juan José Millás, uno de mis escritores preferidos, que mostró algún optimismo por la llegada de Obama al poder y apoyó su candidatura con "zapatazo" a Bush incluído, y tras comprobar que mis vaticinios sobre la peligrosidad del "papa negro de las profecías autocumplidas" serían inminentes después del 21 de enero (se rindieron ante los atentados "sísmicos" a 80 kms del Vaticano), escribió un editorial titulado "Obama impostor", atribuyendo esas palabras a cierto vecino. El mensaje en la botella llegaría a destino. Los corresponsales del diario Clarín en España y en Roma ( Julio y Juan Carlos Algañaraz) recibieron mis llamados admonitorios pero prefirieron jugar a las escondidas y maltratarme vilmente desde su posición de privilegio. Otros periodistas, en cambio, me alentaron desde la calidez y me explicaron la imposibilidad material de torcer la línea editorial del medio para el que trabajaran lo que es comprensible pero inaudito en un profesión que no debería ser un sacerdocio del ricacho de turno, coronado Rey de los medios.

Hablando de novelistas, no puedo dejar de señalar como uno de los conjurados en la omertà decadente y aplastante en el caso de mi "etiqueta negra" y ¿quién le cortó las manos a Perón? al novelista del realismo mágico, Gabriel García Márquez.

Chinga tu madre, viejo. La magia está muy bien para los niñitos y adolescentes peterpanes.
Los adultos tenemos que utilizar la imaginación para cosas mejores, tales como mejorar el hábitat planetario, hacer evolucionar los sistemas politicos de las imperfectas democracias que supimos conseguir, y que retroceden ante una acaudalada billetera llena de dinero virtual e inexistente en los bancos sin respaldo en las bóvedas.

Que don Gabo está decrépito no es novedad.
Que carece de estudios terciarios ni universitarios y que su lógica autodidacta lo dejó a mitad de camino a la superioridad intelectual con su declarativo de "rojo, ateo y comunista" de viajes por el mundo en hoteles de lujo y sirvientes arrodillados ante una fuerte propina.

Los aforismos de estilo retórico que resultan insostenibles en su verdad intrínseca son los preferidos de los secuaces de la perorata, que ellos llaman oratoria, literatura o dialéctica.

La mejor conducta a seguir cuando se enfrentan con alguien que los excede es agruparse en sectas, logias, bandos, sindicatos, cofradías, partidos y "ningunearlo", excluirlo, ocultarlo en el top manta, tirarlo por la "carretera", taparle la boca y llamarla "bostera", ponerle un barbijo, anestesiarlo, dopa-minas con sus rivotriles y sus valiums de laboratorio, sindicarlo como esquizofrénico a través de su liga de entrenados para hacer malos diagnósticos médicos que sirvan al sistema penitenciario como modo de castigo. Sentenciarlos por ilusos.

Pensar es dominar. Por lo tanto, pensar es subversivo. Cortemos "las piernas de Maradona" (que es un empleado a sueldo de la propaganda subliminal de camorreros napolitanos), "quebremos los pies a la sudaca, a tiros" (con los pimpinelas serratianos y sabineros), "cortemos y ocultemos las manos de Perón". Hermes Iai y los trece: HERMETISMO. Secreto de Estado. Orden de la CIA y sus aliados de la Mesa Redonda (el Club Bilderberg ¿existe como tal?).
Las faltas de ortografía de la tragedia. El interés de unos pocos. La lógica irrestricta del "plata en mano, culo en tierra". En fin, el reino de los ciegos donde el tuerto es Rey.




Gabriel García Márquez, que insiste en fomentar la mentira en el periodismo que digita desde su áurea presidencia honorífica del Nuevo Periodismo Iberoamericano, tampoco es noticia nueva.

Pero, cuando todavía era un hombre joven, su maldad y su desvergüenza no tuvo precedentes.
Llegó a decir que no venía a Argentina porque una "bruja" lo iba a matar.
De ahí que se me conociera en el mundillo de los jeroglíficos como "la brujita" y muchas de mis advertencias fueran puestas en boca de Aschira, Blanca Curi, Ludovica Squirru o la descendiente de Nostradamus que habla un castellano forzadamente.

Fue mezquina e interesada para su entorno elemental la orden de silencio conspirativo por favorecer el negocio de la entrega territorial de plataforma, minas, subsuelo de aguas, tierras fértiles.

A partir de los años 70, Latinoamérica se interconectó minuto a minuto a través de la Telefonía internacional y el telex, que dieron a las operaciones de radio una rapidez inaudita, que serían la antesala del milagro del contacto online que hoy deja las fronteras y las distancias en el cesto de basura y permite que en cualquier lugar de los países que comparten idioma se pueda llegar a conocer el mundo. La bondad de aprender idiomas extranjeros es innegable y hago apología de quienes dedican su tiempo a ese arbitrio de la comunicación humana. En estos tiempos pareciera ser que con la moda de los traductores -útiles herramientas al igual que los diccionarios online- no son importantes a la hora de pensar otras culturas y otros modos de acceso al Logos que es desde hace milenios el valor más importante (muchísimo más importante que el oro o las divisas). Hagamos énfasis en el know how y en la libertad de difusión y acceso al conocimiento filosófico, científico y pragmático contra todo pronóstico de las hermenéuticas de minusvalía del cerebro en competencia ante la entidad de un par de piernas atléticas.

Para no dejar suelta la idea de la perversidad manifiesta de G.Garcia Márquez, hay que destacar su carácter de agente encubierto de la CIA. No he leído su biografía completa porque los relatos sobre su historia no los hechos de su historia y la divulgación literaria forjaría un personaje a medias siniestro, cuando ha sido un "siniestro total" que alimentó el subdesarrollo hispanoamericano, voy a copiar aquí la famosa carta de febrero del 2007 sobre la existencia fraudulenta de un personaje que según nos informaban la CIA buscaba denodadamente y que no era otro que don Gabo y su pandilla: los muchachos de Sendero Luminoso, ETA, Montoneros, y otros pseudo progres, que se reunieron con periodicidad anual como mínimo, para recibir instrucciones, como "héroes del silencio".

Muchos de esos héroes vienen del submundo de la homosexualidad y la bisexualidad dado que nadie ignora que Hoover era un gay declaradamente misógino. De ahí que a través de los difusores aliados en las iglesias, el periodismo y los mandatos politicos la fuente abrevara de personas que no podían enfrentar al mundo su conducta patológica. Con los años, y con la magnífica y oportuna impronta de la OMS (la misma que hoy declara emergencia mundial por una gripe porcina que mata a unos cientos y no se queja de los millones de muertos por inanición, guerras y maltrato psicológico o hace énfasis en el abuso sexual en lugar del criticar la crueldad del poder real) la conducta contraria a la naturaleza llegó a ser una elección en lugar de una enfermedad ( estos señores dicen quien está enfermo y quien debe ser tratado con sus manuales de conducta y ser sometidos a vigilancia y control). Sin embargo, aunque pueda comprender a los homosexuales a quienes considero personas sensibles afectados por una discapacidad emocional y no unos pícaros libertarios como se nos presentan, y les doy toda mi conmiseración por el dolor psiquico que sienten ante su repulsa sexual no hago sino declarar que los bisexuales son personajes satánicos en el sentido, no ya religioso ni bíblico, sino que venden su cuerpo al mejor postor: son mercenarios, sicarios por naturaleza, egocéntricos y merecen por la falta de respeto que les merece su pareja hombre o mujer al ser engañada por un placer fundado en la conveniencia política o económica un certero tratamiento psicológico. Así que mis amigos psi pueden ir soltando a los cobayos y empezar a determinar el origen de los males de la civilización en el lastre de los que lejos de querer ser tercer sexo u opción son terroristas que atentan contra los humildes. No debo aclarar que los personajes más famosos y con mayor crédito en los medios masivos son bisexuales. Los miles de millones de consumidores de la mentira organizada no.

Algunas palabras que debería escribir en otro color, pongamos verde para los grupos de música amparados en las cuatro o cinco grandes discográficas mundiales (Sony BMG, EMI, etc), para dar una idea progresiva de alianzas consorciales cercanas que se recuestan a la sombra de los poderes dictatoriales y despóticos de las decisorias imperialistas para la dominación y colonización del planeta.

Del tema de los modos de bajar la información masificada, pese a que existe profusa información de los autores más exquisitos, me ocuparé en algún capítulo.

Toda la mentira sobre el terrorismo, su alienación a favor de la corrupción y el escándalo de la destrucción de los nudos familiares parecen no influir en la masa de la mediocridad aúrea. No obstante son constitutivos de su pensamiento apriorítico y de sus decisiones a la hora de elegir un destino político.

Me dirán que comparado con la cuestionada llegada del hombre a la luna, inventarse una revolución indígena parece poca cosa. Las consecuencias de ambos asuntos, de los cuales el primero no me consta pero el segundo sí, son absolutamente demoledoras y provocaron, provocan y provocarán daños irreparables a nuestra civilización. No se trata de daños materiales y humanos (colaterales a toda guerra) sino de daños ideológicos: la República que tanto nos costó consolidar y construir está en peligro. La monarquía absolutista rigiendo el planeta civil llevará a la barbarie a los pueblos. Viviremos un oscurantismo, que mal que le pese a la Iglesia, detendrá la lucha milenaria por la Justicia y la Paz. Volveremos a la Edad Media. La efectividad de las ciudades y países amurallados nos están demostrando que la intuición profetizada no era antojadiza. Aclaro que muchas veces me sucede, que yo soy la primera sorprendida de ver cumplirse mis diagnósticos politológicos y de futuro. Otras no, porque son consecuencia inevitable de conductas erróneas.











en Rolling Stone de Argentina. 

Publicado como carta del mes en febrero del 2007.  

(aparece en una entrada anterior)


Rogamos su difusión y colaboración.




Camas desde un peso. 



En su libro "Camas desde un peso" Enrique González Tuñón hacía proclamar a Don Alvaro: "He entregado los puntos. Y cuando un hombre como yo entrega los puntos, es porque considera que no hay nada que hacer." 
Así me siento hoy. Igual que Don Alvaro. Como una equilibrista que mantiene su centro pese al ruido de los desganados espectadores del circo, pero está apurada por irse a descansar a una playita modesta y sutil.
Cuando esta carta sea publicada en el correo de lectores de la RS ya voy a tener cumplidos mis cuarenta y diez y la persona a quien vengo a denunciar estará fuera de nuestro ámbito, gozando de los beneficios de unas ganancias desmesuradas por una gira que lo llevó por Hispanoamérica durante más de un año y el producto de sus discos, sus libros y sus especulaciones mediáticas, lo que como es evidente lo posiciona en un pedestal de intocable político. Un eurodiputado –como el abuelito de sus hijas.
Pero ya no puedo seguir callando algo que hace meses intento expresar sin posibilidad de ser escuchada con un mínimo de delicadeza y respeto, salvo alguna excepción y a Pablito Plotkin, que me acogió con calidez y me permitió llegar hasta aquí alentando este monólogo de desahogo.
Vuelvo al asunto por el que me estás leyendo.
Ya sabemos, palabra contra palabra los ricos y famosos no dan derecho a réplica. Especialmente si se cuidan bien de decir tu nombre y apellido, no sea cosa que te hagas famoso vos mismo y termines el exuberante negocio que los alimenta.
Espionaje industrial y vampirismo ideológico. De eso se trata.
Hace muchísimos años (desde 1977 en que aparezco en su biografía como "Lucía Correa Martínez" aunque apenas había visto una vez a Joaquín Sabina en Avenida Corrientes y Callao, la esquina de la Universidad donde estudiaba Derecho), que estoy siendo hostigada por una persona que unilateralmente me ha elegido como su "musa full time", "la Jime –que gime-" "su gato Judas", "el Pato Lucas", "Morena" "sin maquillaje", "su profe", "su ángel" , "Paco Lucena" "su Calamaro" su "Charla García" y hasta la encarnación de "su madre" o su hija Rocío".
Este señor un nada humilde "voyeur solitario" vino a ser un nuevo Werther y yo su inspiración hasta llegar a la perturbación mental de aludir a sus eternas "masturbaciones" conmigo. Puso a mi nombre "todas las olas del mar".
Si hasta la Pimpinela del mismo representante de Sabina-aladino lleva el nombre de Lucía y se llama, en realidad, María Graciela.
Tanto daba ser la Eloísa de Abelardo (con su romance prohibido) como la Jimena fotógrafa,
que tiene "un master" o mejor dicho un postítulo como yo, que remitía directamente al personaje ficticio de Fernanda Mía, del libro del peruano Bryce Echenique: "La Amigdalitis de Trazan".
Y puesto que "no me vendo por treinta lucas" durante ocho años guardé un penoso perfil bajo, porque comprendía que hacia 1999 y tras escuchar varias declaraciones de mi enamorado silente, Joaquín Martín Ro-maña me necesitaba más de lo que podrían sospechar sus allegados cercanos.
Decidí involucrarme un poquito después de escuchar sus declaraciones completamente ebrio.
Por eso fue que entré a una página web, color sepia, que hoy ya no existe, en Zona de Obra, y le dejé un mensaje cariñoso, alentador y lleno de gratitud y simpatía. Nunca hubiera sospechado, ni en el más loco de los sueños, que Joaquín leería esa carta –algo probable como él mismo declara-, pero que me respondería inmediatamente, sin usar su verdadero nombre y apellido sino con nicks de "mariposa" o "capitán", seudónimos, "entrecruzamientos" de su amoroso discurso barthesiano, pleno de estructuralismo cómplice a través de canciones, medios de prensa, sonetos y poemas riéndose abiertamente de los ingenuos que no advertían nuestros juegos, desde revistas de circulación nacional e internacional.
Tampoco era imaginable –al menos para mí que no sabía casi nada de su vida privada- que alguien como él, fuera tan poderoso y tuviera los contactos políticos a nivel presidencial, que posee y utiliza a su antojo, dado que en el año 2000 (en ocasión de Sabina y Cía por Lu Cía, naturalmente –nos sobran los motivos- se pudiera conseguir una entrada en el Gran Rex, en la segunda fila, dos días después de abierta la taquilla de boletería y hoy sea una avalancha de fans y chicas desquiciadas menores de edad que suspiran con un sexagenario impiadoso).
Mas, como ya dije, tanto amor y tanta euforia se transformó en acoso, hostigamiento perverso, porque en cuando el caballero andaluz de la larga nariz se recuperó, olvidó todas las promesas y el afecto que lo unía a mí, transformándome en una "fan demencial" o "una enemiga íntima ya que "Fito es Lucía". El motivo: una ambición voraz. y una descomunal egolatría.
Durante los ocho años que duró nuestra relación virtual (por mails, chat o msn) usó frases, ideas y palabras de todo tenor que hoy se ven reflejadas en su biografía "En carne viva", y se detectan fácilmente en sus composiciones poéticas ("el pecado una página web") o sus "trajes a medida" para otros empleados de su discográfica.
¿Y "cómo huir" cuando el personaje tiene un ilimitado patrimonio para contratar lammers, hackers, vocaciones de servicio en redes de Telefónica y hasta miembros de espionaje: "mi novia es una mezcla entre la Cía y la KGB"- repetía impunemente.
Así las cosas, en marzo del 2006 me presenté en el teatro y expliqué esta historia con un megáfono, que diera origen a clips de Julieta Venegas y disertaciones del "encapuchado Subcomandante Marcos", entre otros usos que supo "ordeñar los tinteros de tinta" a diario, colando mis intervenciones.
Mientras los socios y guitarristas de Sabina me aplaudían en la puerta y me daban abrazos cálidos respetaban la orden sagrada "Joaquín no quiere hablar contigo" con la ingenua esperanza de que continuara todo como estaba: Ellos enriqueciéndose y yo produciendo que para eso era "la negra" de la Sony. Lástima que no se acordaran de invitarme con una entrada de regalo, al fin y al cabo "todo es pa-ella" o me hicieran echar del teatro con la Policía cuando reclamé la verdad al cantautor desde la fila novena que conseguí tras varias horas de espera inédita, para que el que "no ve no ve" hablara de su novia "Malena Argañaraz -la Jefa de Comunicación y Prensa es Jorgelina Argañaraz- y dijera sin inmutarse: "no pienso ventilar mi vida privada en el escenario".
Lo mezquino es que no pensaba ventilarla nunca y tenía un plan macabro de explotación porque el Sub no existe como persona física, sino que es un actor que representa el pensamiento genuino y revolucionario sostenido por un grupo de intelectuales varones (Gabo, Saramago, Taibo, Sabina, el fallecido Vázquez Montalbán, Eduardo Galeano, Bryce Echenique, por citar los más emblemáticos) y que yo sostengo hace décadas- contra el neoliberalismo y la igualdad de derechos y oportunidades con una sola condición: todo es y seguirá siendo: "pacto entre caballeros" desde la selva "Lacan-iana" – señala Lacan que "la mujer no existe" y ellos se reúnen en Tapachulas, de Chiapas, -tapar chulas, obvio- aunque Gelman afirmara que "Dios es mujer".
Yo era "como un dolor de muelas" y me convirtió mesiánicamente en la Erika de los pájaros de (oh casualidad) otro Abelardo: Castillo.
El periodismo no debería ser literatura, pero mientras el Sub "Márquez" ordene desde Miami lo que se debe escribir lo percibo difícil.
¿Cómo voy a describir en una carta de lectores la historia alucinante, apabullante, que me tocó vivir con esta tribu de cobardes jugadores de fútbol (yo era el punch in ball de "Los miserables" como se autodenominan) que cuando quise decir la verdad descarnada a los medios, hicieron todo tipo de aprietes, acciones ilegales y perversidades múltiples, tapando el sol con las manos, utilizando a ministros, policías, psiquiatras, abogados o periodistas para sus espurios fines?
Y como los lectores, ya han visto, no es sino una estrategia de orden a cumplir, que aparezca en la R.S. de diciembre el Comandante disfrazado de pirata pidiendo silencio como una enfermera de algún nefasto período golpista argentino.
Imposible, pero lo intenté y quiero dejar a disposición de quien crea conveniente investigar a fondo mis afirmaciones mi inagotable paciencia para explicar cien veces lo mismo. para que doscientas veces por semana me pregunten ¿ y usted quien es? O peor, aún, padecer a patéticas chicas con micrófono en mano que piensan que a mi edad se trata de un delirio o una obsesión del cual alguna inescrupulosa médica psiquiatra no tendría el pulso tembloroso en convalidar porque decir lo que digo es sumamente molesto al sistema de entramados masónicos y confabulaciones de redes.
El Gran Hermano tocó a nuestras puertas y está aquí al ladito. Esperándonos con su máquina de picar carne humana y sin escrúpulo alguno por la libertad individual y la no discriminación ante la prensa.
Nos pisaron los talones de Aquiles y "con lo que eso duele".
Sí: reclamar justicia y liberación de la lista negra es idéntico para el medio pelo argentino, que me propone "andá a verlo a Rial" que padecer de un delirio paranoide o una manía persecutoria.
Por último quiero aclarar que si bien muchas personas de buena fe afirman haber conocido a Jimena Coronado, cosa que no tengo por qué dudar, debo aclarar que en mis registros de fotos de la "supuesta mujer" de Sabina hay varias Jimenas bien distintas, altas, bajas, gordas, escuálidas, y en todos los casos hay signos evidentes de photo shop y de acoplamiento de imagen porque la Jime de la que habla día y noche el inteligentísimo y enigmático Sabina siempre he sido yo. Son mis discursos sus gestos y acotaciones. Son mis libros los que él acomoda o compra tres bolsas porque "están baratos" en Corrientes, cuando no me hace seguir por Florida o la Gran Vía.
Lo dicho, no puedo sintetizar más, porque las derivaciones de una historia tan larga con alguien de la vastedad de lecturas y contactos de altísimo nivel del Gordo Sabina, me haría aparecer a mí, no como su víctima sino como el "mitómano" que él alega ser entre carcajadas guarras y cómplices descarriados que escriben biografías truchas para tener chance de ganar el día de mañana algún premio Planeta en Madrid.
El simple cotejo de sus entrevistas hará ver que ora habla de "el periodista" que le dijo "¿quien te hizo la agenda?, ¿una tarada?", se transforma en "la periodista", porque si alguien de los servicios amigos se tomara el trabajo de revisar o cruzar las conexiones ésas mismas fueron mis palabras cuando me enteré que iría a Chile, al programa de la Bolocco, horas antes del programa del Diez. No obstante, el poder lo seduce más que la argentina o Argentina que dice amar y si es necesario se arrodillará ante la princesa mil veces, con tal de obtener un centavo más en su carrera al olvido manifiesto.
Señores, como dijo Augusto en su lecho de muerte: Acta es fabula (La comedia ha terminado).
Entrego los puntos. No hay nada más que hacer.










martes, 22 de enero de 2013

¿Y mis derechos humanos señor Telerman? -Noviembre del 2006-

¿Y mis derechos humanos, señor Telerman?


LUCÍA FOLINO·MIÉRCOLES, 18 DE NOVIEMBRE DE 2015


23 de Noviembre del 2006.


Ayer 22 de noviembre luego de cientos de infructuosas llamadas a Canal 13 a fin de conseguir una entrevista con los Srs. Jorge Guinzburg y/o Andrea Stivel, -representantes de Joaquín Sabina, de quien dijera Fito Páez "es un mentiroso profesional" y me hiciera víctima crónica de sus embustes con el fin de continuar en su enriquecedora vorágina por el dinero y el mercado de Sony BMG,, y tras haber soportado la burla, el maltrato, la falta de atención telefónica y las reiteradas amenazas aludiendo a mi estado de salud ("te vamos a hacer internar por loca", repetían como un latiguillo) me presenté en la recepción de la calle Lima y solicité audiencia con las citadas personas o con el Director General del canal señor Zanardi, a quien peticioné oportunamente por intermedio de Valeria, su secretaria, idéntica posibilidad de presentación de mi caso a las autoridades, dado que soy víctima de seguimientos, lammers, hackers, tercerización telefónica y espionaje industrial desde hace muchísimos años, llegando en los últimos tres a volverse una verdadera cacería humana, comandada desde los servicios de inteligencia de nuestro país con el fin de apoderarse de ideas, palabras, versos, construir historias o mentarme como “musa full time” a fin de enriquecerse indebidamente.


Ante la reiterada negativa a atenderme, y considerándome discriminada por mi condición de "goy" o sea "no pertenecer a la red judía de prensa ni como familiar, amigo o empleada" hice mi reclamo por medio del uso de un megáfono (ya que nunca me permitieron pasar al canal) y los requeridos escapaban como ratas por el estacionamiento lindero.


Algo ocurrió entonces. Llamaron al SAME para "asistirme" por si sufría algún tipo de ataque ya que por la violencia de la situación reiterada alegaban la almodovariana frase de que me encontraba "al borde de un ataque de nervios", cosa que no era tal sino una situación producto de mi temperamento vehemente y pasional en el reclamo de los derechos.


En este ámbito sucede lo inédito y delictivo:


Dos médicas del SAME (María Alejandra Negri y Rodríguez Jurado, ésta última se retiró a tiempo ) hablaron conmigo. No me revisaron clínicamente y ni siquiera me tomaron la presión arterial.


Se presentó asimismo el abogado Subinspector Medina de la Comisaría 16 a fin de averiguar mis antecedentes.


El caso es que delante de la custodia del canal y los empleados, me forzaron a entrar a la ambulancia (yo estaba en buen estado de salud y no estaba interesada en ningún tipo de atención médica, ya que tengo mi historial clínico en Avellaneda y nunca padecí enfermedades graves).


Adujo la señora Negri que me llevarían "a mi casa en Avellaneda", y como repliqué que tomaría un taxi, el policía intervino y entre varias personas más, cuyo nombre no recuerdo, me obligaron a subir a la unidad. Me tomaron por las axilas y me subieron por la fuerza.


Obviamente, y cumpliendo con las amenazas que había recibido telefónica y personalmente de los ene enes que me cruzaban en la calle, me llevaron al Hospital Moyano.


Querían por todos los medios que entrara a la guardia para "tranquilizarme un poquito" y aludiendo falsa simpatía, que por supuesto conducía a una trampa legal y mortal.


Amparada en mi derecho a defensa de la C.N. y las leyes de salud mental que determinan jurisdicciones puntualicé frente a los testigos policiales de la entrada que había sido secuestrada y se me estaba privando ilegítimamente de mi libertad.


Al final, luego de dos horas tuvo que comparecer mi hermana a fin de firmar el regreso a mi hogar con la recomendación de un médico psiquiatra-con quien hablé únicamente cuando me vino a despedir- de que concurriera a un tratamiento psicológico y que "no fuera más con megáfono por ahí, que me iban a tener que internar en ese caso."


O sea, que los medios de prensa pueden mentir impunemente en la prensa ante 3.000.000 de espectadores complacientes pero a mí se me niega presentarme pacíficamente ante un canal y reclamar el derecho a réplica, se me "aconseja" no volver con megáfono a emitir mis opiniones (pese a que mi domicilio no corresponde al de la jurisdicción del Hospital intentar manicomializarme) y por si fuera poco, se me sugiere un tratamiento psicológico que por fortuna, todavía nunca he necesitado.


Claro, que de seguir viviendo en este sistema de perversión donde el poder es de unos pocos que se atribuyen el mando de determinar cuales son las noticias de lo "que hay que saber" como si le robaron una cartera a la hija de Bush o se organizó por un blog una guerra de almohadonazos, va a ser difícil sobrevivir a tanta estupidez y tamaña mediocridad donde médicos, psicoanalistas, abogados y políticos están implicados en una corrupción kafkiana institucionalizada por la mala praxis y el poder del más fuerte.


Resulta necesario agregar que la actual intervención del Moyano está a cargo de una persona que no es de carrera, que fue resistida en huelgas por el personal y que obviamente designó el gobierno K. a fin de acusar a los enemigos ideológicos de enfermedades mentales inexistentes.


Pero, como hay un orden divino que nos protege a los perseguidos por los poderosos, intervino la Jueza Ana María Beneventano del Juzgado 86, con competencia en familia, estado y capacidad de las personas.


Su secretario alarmado porque ellos no habían emitido orden alguna de internación, y habida cuenta de los hechos, y su carácter político, decidió archivar la intervención de oficio en una causa penal, donde indudablemente soy la particular damnificada. Me pidió reserva, por supuesto.


Ojalá Dios ilumine a la tan bastardeada Justicia y se ponga fin a estas bandas mafiosas que se creen con derecho a decretar la muerte civil de algunos ciudadanos para vampirizarlos por medio de la tecnología y los decadentes amigos de lamerle las botas al rey de turno.


Será necesario dar intervención a la Justicia Criminal, a esos efectos.

domingo, 13 de enero de 2013

carta de lectores a clarin.com

Publicado: Mar Dic 18, 2012 1:59 am    Asunto: Osvaldo Pepe   

Señor Osvaldo Pepe y periodistas del grupo Clarín:

(remitida y nunca publicada por sugerencia telefónica de la periodista que se presentó como Silvia Napster. Obsérvese que que algunos links llaman a Mariano Rajoy: Mariano Napster Rajoy)

Me dirijo a Uds. a fin de comunicar lo que me está sucediendo hace varios años y que afecta además gravemente a mi familia y a la ciudadanía en general.

Mi nombre es Lucía Angélica Folino.
Soy abogada, nacida el 19 de diciembre de 1956, docente y poeta.

Desde mi primera infancia estoy -por razones políticas- proscripta por la CIA (espionaje de 24 hs a través de micrófonos, cámaras, teléfonos e internet) que se materializa por medio del SI ( Servicios de Inteligencia - ex SIDE) y personal de empleados del Estado Nacional, Provincial y Municipal.

La situación se profundizó dramáticamente a partir de 1974, fecha en la que fui sometida, a partir de la muerte del ex Presidente Perón, a lista negra. Durante el periodo militar soporté el espionaje de los empleados del ejército que con el Plan Cóndor ocupaban las aulas del Museo Social Argentino, Universidad sita en Corrientes y Callao, donde me recibí de abogada en 1979. Alguno de ellos se hizo compinche y me aseguró que "no me chupaban porque les caía simpática" por ser ingenua en mi planteo de paz social.

Después del "corte de manos" a Perón efectuado por la CIA y atribuido por Robert Cox (Director del Buenos Aires Herald, hoy medio a favor del gobierno) también denominado por otros eufemismos como "corte de piernas ", "corte de alas", mi caso pasó a estar dentro de los denominados expedientes clasificados (de los que se conocen como X Files, o Proyectos Pandora de experimentos sobre seres humanos que realizan los neuropsiquiatras de la Escuela de Palo Alto) que reducen las posibilidades de crecimiento social y económico de personas con coeficientes intelectuales elevados que resultan de alto riesgo para los países del Norte, ya que la CIA dice en su página oficial -en inglés- que el terrorista más peligroso es aquél que puede pensar por sí mismo, sin repetir lo que le imprimen como estructura de instrumentación los métodos graduales de propaganda y subliminales (conocidos como "de la aguja hipodérmica").

Como el responsable de este acoso es y era el eje sionista, mi nombre no podía aparecer en los medios masivos sin sanciones, hasta que hice la famosa apertura de "la caja de Pandora", en el diario El Observador de Uruguay, caricaturizada alevosamente por una modelo empleada de los servicios e hija de uno de los altos mandos, cuyo nombre no recuerdo, que fuera entrevistada por un periodista de esa empresa.

Prueba de ello es que después de una intervención denunciando la proscripción y complicidad hispanoamericana en la Feria del Libro, (http://www.youtube.com/watch?v=4HkHhpm9gOQ) ante cientos de periodistas de medios oficialistas y opositores, solamente C5N publicó un fragmento en vivo y un helicóptero de la empresa fue derribado al día siguiente. Es posible que hubiera sido un suceso casual si no fuera que después de una mención de mi nombre por un hecho de menor trascendencia como era mi relación virtual con el cantante Joaquín Sabina (quien la negara enfáticamente y me llamara "loca" pese a que su estado de cordura sea deficiente y su embriaguez habitual), esa misma noche fueron quemadas las antenas de radios como la Pop y la Mega -que se encontraban en el predio del Ministerio de Seguridad- poco antes de las elecciones del 2011. ¿Otra coincidencia?

Hay periodistas de Clarín que exigen sin éxito al gobierno la apertura de Secretos de Estado del Proceso Militar, secretos -entre los que me cuento- y que ratifican la complicidad del kirchnerismo con sus socios del imperialismo anglo-británico, en ese período.

No debe sorprender entonces, que la empresa SONY (cuyo hombre de la corporación en el poder es hoy Amado Boudou), por medio de sus artistas más conocidos, comenzara, desde el principio, un hostigamiento y una burla brutal. Lo mismo sucedió posteriormente con ENDEMOL de Argentina y con algunos sectores de su diario, que estaban en manos de los inescrupulosos Goldman Sachs -recientemenrte retirados del paquete accionario- o el propio Daniel Heller, jefe editor de la revista Viva, que abandonó su cargo hace varios meses.

Dado que la extremidad política y mediática de ambos sectores (izquierda castro-chavista y derecha pro-imperialista) responden al plan de la guerra fría de apoderarse y dominar Argentina y el planeta, a través de los negocios y lavado de dinero del narcotráfico, las armas ilegales y gozar de abundancia de petrodólares que conquistan por la guerra (estrategia ideada por el grupo Bush/ Rockefeller), me resulta imposible responder y tener derecho a réplica al acoso moral y hostigamiento de Sabina y CIA, dado que me han llamado sucesivamente "fan demencial", "loca", "me recomiendan que vaya a un psiquiatra", "que tome la pastillita", en tanto que hacen uso y abuso de mi capital intelectual para sus negocios de composición musical, sus guiones de cine o televisión o de la vampirización de mi vida y obra, que a poco de robada impunemente vería reproducida en los medios masivos de comunicación (incluyendo el diario que Uds manejan porque siempre era una "orden de arriba").

Quiero explicar que esta es la punta del ovillo para destrabar la madeja del turbio gobierno nacional, con sus superpoderes y sus actos de traición a la patria y a sus propios votantes.

Negocios son negocios, pero que un espectáculo como Más de Cien Mentiras que es el producto que utiliza la España en crisis (costó tres millones de euros que pagó la RTE, en ese entonces en manos del abuelo de las hijas de Sabina: Alberto Oliart Saussol) venga a imponer silencio para beneficio de sus políticos amigos es un acto de perversión. La omertà mediática y la complicidad jurìdica apabullan por su mezquindad insensible al dolor ajeno.

La gota que rebasó el vaso es que en el día de la fecha (tras innumerables denuncias en Argentina y España que terminaron cajoneadas por el Poder Administrativo o Judicial), y sin que esta fuera la primera oportunidad de mi reclamo personal ante los representantes, empleados y músicos de Sabina, me presenté en la Conferencia de prensa del Hotel Four Seasons, donde se hospeda el cantante y autor de letras plagadas de alusiones a mi vida y escritos en internet (decenas de miles de correos, comentarios y mensajes, chats, foros -más de una vez derribados inescrupulosamente-) y le reclamé en ese acto, en público, ante numerosos periodistas reconocidos, que no ven, no oyen, no saben (hacen muy mal su trabajo porque le creen al rico, al que paga por aire mediático), el reconocimiento del daño que había infligido tanto a mì como a la sociedad argentina, beneficiando la perpetuación K, y que sus compañeros denominan "broma" o hasta me han sugerido que es motivo de orgullo que mi intimidad fuera violada una y otra vez, y este señor (amigo de prostitutas -sin clientes no hay trata-) que ha mentido su relación de noviazgo/pareja/esposa con una persona de su servicio doméstico (denunciada en España por falso testimonio en instrumento público) con el objeto de hablar de mí y "perseguir a las musas", porque "las musas no cobran derechos de autor", y yo "era su musa full time gratis", me hizo echar al grito de "Saquen a esta loca de aquí". Antes de esto me habían expulsado en España (donde el acosador tiene un historial de expedientes policiales y contactos a nivel de nobleza, periodismo, fútbol, SGAE y discográficas completo) con un oscuro "Váyase usted a la mierda".

Mis reclamos de reconocimiento hacen expreso hincapié en la necesidad de poner de manifiesto mi situación comprometida por la denominada Gestapo de los Kirchner - a quienes Sabina y su exsocio Joan Manuel Serrat habían apoyado explícitamente antes y después de las elecciones 2011-.

Sabemos que Sabina, sin perjuicio de no ser importante la vida íntima de los personajes públicos, es, según sus manifestaciones, un consumidor de pornografía y de prostitutas. Eso no impidió que con absoluta demagogia se hiciera eco del fraudulento caso de Mara Verón, cuya madre Susana Trimarco, que cobra subsidios millonarios para su "fundación" de recuperación de chicas abusadas con la complicidad del poder de policía que no es otro que el P.E. provincial, la cúpula de gobernadores de algunas provincias del país.

En mi caso puntual me sentía agraviada moralmente y requería unas respuestas que nunca conseguía, porque ningún abogado se atreve a hacer un juicio al Estado por servicios de inteligencia, espionaje de los observatorios para determinar el comportamiento social que les permitirá ejercer su colonialismo cultural.

Yo soy abogada hace 33 años, pero hasta ahora, por el peligro de manicomialización que alguna vez intentaron conmigo los K -de la mano de Telerman- no pude plantear un juicio en soledad sino solo algunas denuncias en Argentina y España ante organismos administrativos y por primera vez, Ministerio Público Fiscal que nunca tuvieron respuesta.

Desde mi primeras objeciones en el año 2003 (Defraudaciones y estafas, Delitos informáticos) recién ahora se comprende la complejidad y peligrosidad de un clan ávido de poder unidimensional y hegemónico, y la inexorable pérdida de privacidad por la banda ancha de internet (acaban de suscribir el tratado para el control de la red) que está en poder de la Telefónica Argentina, corporación casualmente socia del gobierno.

Todo lo que denuncio lo han hecho durante décadas con actos injuriosos, ofensivos, pactos de silencio y con el aval de numerosas personas, muchas sumamente reconocidas, como Fito Páez (de quien dijo Sabina qie "hace de Lucía"), de Pimpinela (Joaquín y la mujer que no se llama Lucía según la afirmación de su amiga Fernanda Iglesias), Joan Manuel Serrat (porque el nano ES LUCÍA -por la canción que compuso en el año 1970), por solo citar unos pocos y no ahondar en cronistas amigos cooptados por el dinero de la mafia supersónica.

Todo este encubrimiento en lista o etiqueta negra, las alusiones, los eufemismos, la correlatividad de los mensajes encriptados los he contado y denunciado en mis blogs, y facebooks,

Circula abundante información -tal vez confusa para quien no conoce el nudo de la historia- sobre esta penosa y flagrante situación, que empezó siendo un insignificante motivo de orgullo y terminó convirtiéndose en un suplicio como agravio reiterado, manifiestos malos tratos permanentes, insultos y descrédito moral, con serios perjuicios económicos para mí y mi entorno, alentado desde el gobierno de Cristina Fernández, quien no ha demostrado pese a mis reclamos en el orden político ninguna compasión ante esta terrible tortura de avasallamiento de derechos. Al contrario, su envidia se plasmó en la necesidad de acercarse a las redes sociales de las que renegó cuando se permitieron los comentarios en periódicos a través de facebook y se consolidaron los cacerolazos en los que nuestra Agrupación del Corazón participo y dio amplia difusión.

La impunidad que le brinda el gobierno a Joaquín Sabina es tan alucinante como el descaro que muestran en la crítica con los medios de prensa de pensamiento disidente. La oposición de radicales y socialistas santafesinos es tibia y funcional al plan de re-reelección de los Kirhcner, y cuando han tenido oportunidad de ayudarme solamente me pidieron "resignación".

Considero que dado que no soy periodista, aunque he cursado materias en la Universidad Nacional de Avellaneda y (no hace falta que agregue que descartaron mis reclamos porque "el periodismo es subjetivo" "de empresa o de gobierno" y no debe informar sino que es reproductor de la propaganda genuflexa de cristinistas a muerte, aseguran que al final no sufrí tanto por lo que me pasó) el resumen que efectué adolece de defectos. Pido disculpas si así fuere.

Tampoco podría escribir -por ausencia de capacidad de hacer crónica narrativa- un libro completo. autobiográfico. con todas las situaciones y matices que fueron sucediendo en catorce años de acoso o violencia moral de los españoles desde que entré por vez primera a una página web oficial de J.Sabina y tuve acceso a sus cuatro o cinco contactos amigos más íntimos, envío esta carta con el objeto de que al someterla a investigación queden a la luz las manipulaciones maliciosas que el gobierno de NK y CFK viene realizando con el objeto de que no se mencione mi nombre, para no dar publicidad personal a quien consideran "enemigo" que es tal y como dicho en su twitter no oficial el Vicegobernador Mariotto: diciendo que "los Pimpinela éramos la nueva Triple A."

Sabemos que las agencias de noticias fabrican material para relleno de espacios. Esta historia es verdadera, hay miles de testigos y evidencias que así lo ratifican y debería ser fruto de una adecuada investigación periodística para que se termine de una vez por todas la mentira del clan Kirchner y el crimen organizado gobernando y saqueando sin tapujos, nuestra querida patria la local (Argentina)y la Grande: la patria que nos une con un lenguaje en común, es decir, Iberoamérica, que está sumida en idénticos problemas de dominación y penetración cultural.

Por la extensión del texto, autorizo su resumen en lo pertinente. Sin embargo, una historia detallada de estos hechos, sin lugar a dudas, serían la causa fatal de dimisión de muchos personajes que están ofendiendo el sistema de las instituciones republicanas, especialmente la Presidente y sus secuaces más íntimos.

Saludo a Uds. con toda cordialidad.

Lucía.

miércoles, 2 de enero de 2013

Carta de Joaquín Martíenz Sabina a su primo Abelardo Martínez (poeta nacido en Úbeda)

Alocución de Joaquín Sabina en Valencia (por Rosa González Soldad) - 
Mi discurso lo leyó la poeta española ROSA GONZÁLEZ SOLDADO, en la presentación del libro DE COLORES, de mi primo/heterónimo Abelardo Martínez. 

El prólogo son dos sonetos míos y uno de Lucía Angélica Folino, por eso las palabras de introducción, que dicho por Abelardo, causaron gran conmoción entre los presentes, y muchas risas al final. 


Empezó la guerra contra el imperialismo y yo seré soldado de mi musa. Ustedes (vosotros) no sé. 






La poesía de Abelardo Martínez. 
Con el desparpajo que caracteriza a nuestra idiosincrasia andaluza, con los rasgos de un temperamento particular dentro de la cultura española, mi primo Martinez, a fuerza de compartir poesía y desenfrenos, sin manchar con sangre el espectáculo de la lirica, se presentó en mi casa de la calle Relatores y me demandó un prólogo para su imprescindible libro De colores. 
Sus poemas a veces rebuscados, a veces simples no quedan diluidos en la memoria de nosotros, los gozosos y ávidos lectores de poesía por la trascendencia que este pequeño gran libro provocará en la audiencia. 
A partir de la vida real, el Abelardo de mi Eloísa, se ha portado como un titán mitológico con las Musas y con su paleta de colores logró entrar en la historia de la poesía contemporánea, con la audacia que es menester en un verdadero poeta mayor. 
Muchas veces se ha dicho que la poesía es manejo de la lingüística, conocimiento de la palabra exacta, recursos literarios, técnica, sonoridad, ritmo, cadencia. Y no obstante ser eso cierto, y aunque los lectores de Abelardo puedan o no coincidir en el gusto de su obra, nadie le podrá negar su intrepidez. Sólo los valientes actúan como el autor de estos verseados. 
La poesía opera como un modo de vivir en la utopía de optar por el camino del bien, con miras de continuidad de las civilizaciones. No sabemos bien por qué ni para qué. No somos genios. Somos simples mortales. Solo sabemos que hay un deber ser que nos obliga a respetar normas de conducta milenaria, escritas en el horizonte de nuestro imaginario para alcanzar la religiosidad que dé sentido a nuestras vidas. 
No es mi intención pretender ser escrupuloso en materias académicas. Dejo a los profesores ilustrados ese designio. Mi objetivo es como nadie ignora crear polémica. Despertar la sospecha y el recelo ante lo políticamente correcto, lo instituido, lo insubstancial y lo ríspido. El ardid es que abran los ojos y el corazón. 
Mi alter ego, primo del alma, lo comprendió perfectamente. 
No es casual que para compartir el prólogo de su libro haya invitado a mi sufrida musa: la poeta de Avellaneda, mi entrañable Lucía Angélica Folino, pese a las admoniciones e imposiciones que los autodenominados reyes, súbditos de la monarquía, peperos y socialistas, le hayan infringido como un latigazo con orden de no innovar. 
Lucía Folino hace varias décadas que está proscripta por los países más poderosos de la tierra, por cuestiones de alta política, que no viene al caso explicar aquí. La Historia se ocupará de averiguar los motivos de su calificación de “extraterrestre”, la injusticia de su seguimiento orwelliano, el daño que se le hizo a la ciudadanía de a pie en beneficio de imperialismos corporativos y políticos deshonestos que alimentan la ficción republicana con sus torpes sucedáneos de crisis y recortes, que llevan a los hombres y mujeres del pueblo a la humillación, provocando un retroceso en la lucha por la igualdad social de doscientos años, como mínimo. 
Quiero decir, que yo mismo, con todo el poder que me dio la buena fortuna del dinero que legítimamente conseguí ganar con mis canciones, no fui capaz de levantar un dedo para abrir esa Caja de Pandora de la que me he nutrido a lo largo y ancho de mi vida (Debería decir aquí “a lo largo y delgado de mi vida” y esperar las carcajadas de mi público acostumbrado al guiño y al chiste fácil). 
En Antígona de Sófocles, se nos cuenta que “sometido fue el irascible hijo de Driante, el rey de los edonos, encerrado por Dionisio en una pétrea cárcel por su lengua procaz. Y así, destila, gota a gota, la flor de su locura, en su terrible violencia, y reconoció haber herido al dios en el desvarío de su mente, con palabras insultantes. Trataba en efecto de poner fin al entusiasmo de las Ménades y al fuego de las báquicas antorchas, y provocó a las Musas amantes de las flautas.” 
Mi vida ha sido siempre una gesta dionisíaca, más por demasías de literatura que por excesos reales. Mis vicios siempre fueron más por el lado de la pasión por la escritura que por las sustancias lícitas o ilícitas de las que hice aprovechamiento para la promoción y marketing de mi carrera. Mi mente padeció el desvarío y hasta lancé palabras bochornosas contra Lucía, a quien mandaba al ruedo (que yo no soy taurino y que mis lances eran provocaciones de efecto al toro de lidia de mi belleza argentina, como alegoría). 
Dejaré a consideración de ustedes si mis deducciones son correctas o incorrectas. Lo que puedo asegurar es que después de leer este libro, que parece escrito a las apuradas, con unos versos de pacotilla, por lo dispendiosos y reiterativos de la poética oficial, sin gusto ni gracia por el arte, cargados de sitios comunes e infantiles, vuestra vida dará un vuelco: habrá una iluminación intempestiva que no podrán definir con palabras ni con sinestesias, metáforas o cualquier recurso conocido y abusado por los autores líricos. No estoy exagerando, aunque me gustan las hipérboles. No quiero comparar esta obra con ninguna otra, puesto que no admite símil. 
Hablo de cosas más prácticas. De visiones de un mundo en el que animarse a violar los decretos del rey abusador nos reconecta con la tragedia de Sófocles. El Hades nos espera a todos por igual. Los infernales subterráneos a los que iremos a parar serán compartidos por buenos y malos. Pero, después de pasar por un ateísmo confeso y obstinado aprendí que los dioses están entre nosotros y ninguna voluntad de majestades satánicas va a destruirlos ni devorarlos. 
El hombre solo puede apetecer aquello que ama y ese impulso exige una autoeducación de la que algunos pensábamos que era plausible de omisiones y que podríamos sobrevolar el campo de batalla sin consecuencias sobre nuestras personalidades. Y, yo amo a mi musa. Qué carajo. 
Alguien tenía que decirlo. 
Uno de los primeros héroes de mi reconvención, a quien deseo mentar, por su caballerosidad es el periodista uruguayo Daniel Viglione, quien arremetió publicando una entrevista “falsa” escrita entre Lucía, haciéndose pasar por Joaquín Sabina, en el diario El Observador de Uruguay a fin de dar un zarpazo a los ridículos exponentes de un proyecto pseudo popular e insensato, aliado de nuestros jerarcas españoles. Unos días después, mi representante y algunos personajes nefastos de los servicios judío-sionistas hicieron volver atrás la soflama y publicaron una desmentida. El diario El País del grupo Prisa, tributario de Bilderberg me exigió una alusión en la que debí hablar de “una fan de esas locas” para memorar el asunto y dar por finalizado el tema, a pesar de que por aparecer el novelón en una radio de gran nivel de audiencia en Argentina, conducido por Diego Korol, amigo de mi amigo Joaquín Carbonell, y fan de Lucía desde hace años, el gobierno oficial –que fue reelegido por la falta de compromiso de los medios masivos que ocultaron el desastre- quemó doscientos metros de antenas de esa radio y de otra del mismo grupo empresarial (Pop y Mega en manos de un opositor del cristi-cinismo). En efecto, el amordazamiento de la prensa tiene fuertes tintes totalitarios. “De colores”, todos. 
Me viene a la mente, un tipo de personas, que sin embargo son mis mejores amigos, de las que deberíamos guardarnos porque fueron, al igual que yo, cómplices dilectos de la omertà mafiosa de los servicios de inteligencia impuestos por Bush, Truman y sus descendientes directos e indirectos. Lo que mi musa denomina: la sinarquía internacional de Naciones Unidas bajo la órbita de los países angloparlantes y fundamentalistas extremos. 
Ni Luis García Montero, ni Vargas Llosa, ni Pérez Reverte, ni Antonio Muñoz Molina, ni J. J. Benítez, ni Joan Manuel Serrat, ni Pere Gimferrer, ni Juan José Millás, ni Félix de Azúa, ni Gabriel García Márquez, ni Sergio Ramírez, ni Juan Gelman, ni Sánchez Drago, ni los trovadores latinoamericanos y españoles, desconocían mi devoción por Lucía Angélica y su situación de presa virtual de la tecnología de telefónicas y espionajes industriales de la CIA. Y sin embargo, nadie, absolutamente ninguno de estos “grandes hombres” de la Literatura hispana, fue capaz de mover un dedo para la liberación de su nombre. Sus ligeros impulsos nacionalistas burgueses no pudieron comprender que estamos transitando un nuevo mundo global (y no estoy diciendo globalizado, no permita la Virgen) y que la democracia del conocimiento tocó las puertas del patio de atrás. 
Argentina, por mucho que le pese a la hipocresía de Rajoy y asociados y al desgobierno de la familia tiránica Kirchner/Sion (me consta porque la mayor parte de los conciertos de mi gira se presentaron en el Luna Park de Buenos Aires y otras importantes ciudades del país hermano), Argentina, repito, tiene destino de liderazgo intelectual. 
Y llega este mal poeta andaluz, radicado en Valencia, me llama Joaquinito, me abraza con humildad y lo desvela con una sencillez propia de las buenas gentes. Le pide un poema a mi ejemplar musa epistolar (un poema magnífico en donde la Folino declara que ha perdido la fe en los hexámetros… y no es para menos) y un pequeño prólogo a mí, y yo aprovecho para meter cizaña contra estos funcionarios del Rey, lacayos que roban para la Corona, que se jactan de ser tener una Ética que solo se beneficia del apaño porque son herederos del nefasto Franco, de Suárez, de Felipe González, de José María Aznar, de José Luis Zapatero, que supieron amordazar y maniatar como víctima preferida a mi musa inspiradora y consideraron que homenajear su ausencia era el mejor modo de abortar las ideas de la Liberación peronista y del Mayo francés de que se decían jueces y parte. 
… 

A modo de coda: 
Y nada más… Ya mandé mi presentación gratuita. A ver si venís a verme al teatro, que necesito el dinero para seguir yendo de putas. 

Dedicado a la gilada de prensa argentina


MÁS DE CIEN MENTIRAS QUE ERAN LA VERDAD OCULTA EN LA CORTEZA DEL HUESO DE CEREZA DE UNA DUDA.








Presentación de "De Colores", de Abelardo Martínez, en la Librería Railowsky

El día 19 de abril'12 tuvo lugar en la emblemática Librería Railowsky de Valencia, la presentación del libro de poesía "De Colores", de Abelardo Martínez. El prólogo lo ha escrito Joaquín Sabina y contiene dos sonetos suyos y un poema de su musa, la poeta de Avellaneda, Lucía Angélica Folino, titulado "Perdiendo la fe en los hexámetros".
Librería Railowsky, Valencia
Conocimos la faceta pictórica de Abelardo Martínez ya que se expusieron varios de sus cuadros, uno de ellos, el de un jilguero, fue el elegido por el editor para la portada del libro que se presentaba.
Acompañando a Abelardo Martínez estaban Rosa González Soldado, escritora, autora de "Vive" y Bernardo Cortés, gerente de Cuadros Valencia.
Rosa González tuvo un grave accidente de tráfico a los veintidós años (en la actualidad tiene veintisiete). Y fue este hecho el desencadenante de su libro"Vive". Entre sus actividades también está la de  impartir charlas en centros educativos con la finalidad de transmitir a los jóvenes la importancia de la seguridad en la carretera. Su accidente sucedió cuando bajaron de su vehículo para auxiliar a unos accidentados.
Rosa González nos dijo que conocer a Abelardo Martínez le había ayudado mucho personal y profesionalmente. Ella acudió a la presentación de su libro,"En los aledaños del infierno", en el periódico Levante, en el año 2011. Se sentó en la primera fila, y no sabía que Abelardo iba a dedicarle unas palabras precisamente a ella, que había pasado un verdadero infierno; infierno al que también hace referencia la novela; y eso le dio ánimos.
Cuando conoció a Abelardo Martínez, estaba comenzando a escribir su libro"Vive", y él le descubrió otro mundo de posibilidades, ya que ella se dirigía a editoriales, pero era una gran desconocida; así que en vista de los resultados, le enseñó que también existe la posibilidad de la autopublicación. También le enseñó la constancia, el luchar por lo que uno mismo cree, porque, como dijo ella,  si tú no luchas por tus cosas, los demás difícilmente lo harán; se convirtió en su guía literario y le marcaba los pasos que tenía que seguir.
Nos siguió contando Rosa González que en la presentación de "En los aledaños del infierno" se compró el libro y se lo llevó al hospital, se lo leyó en dos días; no sabía que era su primera novela. Como ella dijo, su forma de narrar las cosas con tal naturalidad, con la belleza con la que él desenvuelve cada momento, hace que te puedas sumergir en su relato perfectamente, sin dificultad.
Añadió que cuanto más lo iba conociendo más le asombraba y poco después, hace poco, conoció su faceta poética, y ha descubierto a un poeta enamorado, sensible, emocionante.
Abelardo agradeció sus palabras y sobre todo, agradeció su presencia en este acto.
Presentación de "De Colores", de Abelardo Martínez
A continuación Abelardo Martínez nos presentó a Bernardo Cortés, que es gerente de Cuadros Valencia, y al que considera más que como empresario como un humanista, como un gran filósofo, como una persona muy entendida en pintura, en poesía y sobre todo, muy entrañable; y le hacía mucha ilusión que nos acompañara.
Bernardo Cortés comenzó su intervención diciendo que este acto le parecía "magia", que conoció a Abelardo hace aproximadamente año y medio; que fue a su casa, llevaba unos pequeños formatos de pintura; era un paisaje, uno de ellos era de los expuestos en la sala, y también una marina. Sin darse cuenta ya habían comenzado un contacto entrañable, que les ayuda a ver la vida enfocando la pintura con la literatura y con la poesía.
También dijo que él en su trabajo, va "andando por el camino de la contemplación". Ve algo, le presta un poco de atención, lo deja absorber y sale ese poso que es la expresión del arte que existe en cada pincelada de cada cuadro. Cada cuadro de Abelardo Martínez habla de poesía no expresada en letras sino en color, y eso le parece que es fantástico. Ponerte delante algo, un color, un cuadro y dejarte sentir y saber el estado de ánimo que ha expresado el autor.
Y eso es lo que le llevó un poco aquí. En principio, cuando Abelardo se lo dijo, él pensó que no, pero antes de terminar de hablar, había entendido que ahí estaría y que vale, de acuerdo.
Continuó diciendo que Abelardo dice de él que es un crítico de arte, pero que no lo es. "Yo simplemente soy admirador del arte. Lo veo, me dejo sentir, y eso produce una revolución dentro de mí que me permite hablar del cuadro, que lo entienda y conecte con él".
Coincidió con Rosa González en la estrecha relación que se había establecido también entre Abelardo y él. Y que se sentía muy halagado por el hecho de que hubiera contado con él para la presentación; que suponía un reto. Dijo que se emocionó con la poesía de Abelardo y le agradeció su amistad.
Presentación de "De Colores", de Abelardo Martínez
A continuación Abelardo agradeció a Bernardo sus palabras; y llegó el turno de la lectura de la carta que Joaquín Sabina, paisano y amigo de Abelardo Martínez había escrito para la ocasión. El cantante está de gira por Argentina con Joan Manuel Serrat, con galas de su disco "La orquesta del Titanic".
Abelardo dedicó unas palabras a Joaquín Sabina, al que considera un genio, y como todos los genios se valen de una musa, en el caso de Joaquín Sabina es Lucía Angélica Folino, la poeta de Avellaneda.
Presentación de "De Colores", de Abelardo Martínez
Leyó la carta y el prólogo de Joaquín Sabina, Rosa González, a petición de Abelardo Martínez porque dijo, Rosa lee de maravilla.

A continuación, Abelardo nos explicó que "De Colores" era un libro que llevaba un tiempo esperando porque se adelantó la novela; quedó finalista en un premio y había que publicarla. Y el libro estaba ahí, hubo alguna cosita más que se puso en el libro y ahora es cuando se ha publicado.
Es un libro que procura como en los anteriores, que aporte algo distinto. El primer libro que fue en el 2009 fue "La cumbre del viento" que es una antología de los 40 años escribiendo poesía, de cuando empezó a escribir poesía con 12 ó 13 años. Hay poemas que incluso los escribió casi de niño y ha habido una transformación  a lo largo del tiempo; y es muy especial por eso. Al año siguiente, en el 2010"Poemas desde la prisión", que fue un libro muy entrañable para él, muy especial porque surgió de los talleres que realizó en la prisión de Picassent, de forma altruista. A los talleres también se sumaronCarlos Marzal, Premio Nacional de poesía, Emili PieraCarles Recio y Puri Benavent como periodista. Cada semana le acompañó uno de ellos al taller y pasaron ahí unos ratos estupendos con los reclusos que acudieron a los talleres.
Los beneficios obtenidos por este libro se cedieron a la bilioteca del centro penitenciario de Picassent para que adquirieran más libros.
Presentación de "De Colores", de Abelardo Martínez
El tercer libro que fue en el 2011, fue la novela "En los aledaños del infierno"; que está ambientada en Badalona, pero que es una novela que en realidad transcurre en Moncada, donde él vive. Y bastantes problemas tuvo en la ciudad, porque hubo personas que se vieron reflejadas en la novela. Aunque, por otro lado, dijo que nadie iba a aceptar ser un personaje de la misma. También recoge historias distintas, paralelas, que transcurren en la prisión de Badalona; pero que en realidad se inspiró en las experiencias que adquirió cuando estuvo en el taller de Picassent. Eran historias duras, también de enfermos de sida, recoge muy crudamente este problema.
En "De Colores" le hace un guiño a la pintura, y por eso éste título. Ha adquirido esta afición hace dos ó tres años, y en este tiempo han sido muchos los cuadros que ha realizado.
Deseó que si lo leíamos, disfrutáramos de su lectura, que como toda poesía tiene mucha fantasía, porque todos necesitamos de la metáfora; y las historias a veces nos las inventamos y otras obviamente son reales; y sobre todo, denotan el estado de ánimo del poeta, de la persona.
Es el cuarto libro, lo ha hecho con todo el cariño, y vuelve a ser poesía como la de antes, rimada, y dijo, que a veces la poesía cuando se hace rimada que parece que sea del s. XIX, y le dicen que hoy día se lleva otro tipo de poesía, pero es la que le gusta; sabe que no es comercial. Y añadió que cualquier palabra que esté en en la poesía está ahí porque él la considera adecuada, no porque rime, pero si rima, mejor. Que su poesía se entiende perfectamente y es muy clara.
Agradeció la asistencia, más teniendo en cuenta que jugaba el Valencia y que tratándose de un libro de poesía, era una proeza.
Hubo una pregunta de uno de los asistentes, de Antonio Rodríguez que con mucho sentido del humor hizo la siguiente pregunta:
 Tengo entendido que para los prólogos siempre eliges las mejores personas; después de Sabina, ¿con quién nos puedes sorprender?, porque el listón está superalto.
Respuesta de Abelardo: Antonio lo dice porque él me hizo el primer prólogo, el de su libro "La cumbre del tiempo". Y es un prólogo muy especial, que guarda con mucho cariño.
Antonio Rodríguez es también escritor, y poeta. Podemos conocerlo y disfrutar de su poesía en el blog masquegarabatos
Presentación de "De Colores", de Abelardo Martínez
Abelardo finalizó diciendo que Joaquín Sabina es una persona muy entrañable, "ha tenido conmigo muchos detalles y la verdad es que creo que me tiene mucha estima, como yo la tengo por él. De verdad, me alegro de tener su amistad y sobre todo os agradezco mucho este acto tan entrañable, tan bonito que hemos tenido hoy aquí".
A continuación, nos ofrecieron unas cervezas, vino y refrescos, acompañados "picoteo"de y fuimos conociéndonos un poco más los asistentes. Entre platos, Abelardo Martínez firmaba ejemplares de su libro "De Colores".

Presentación de "De Colores", de Abelardo Martínez