viernes, 29 de noviembre de 2013

Omertà, listas negras y X Files para todos.

Nuestra experiencia con la TV pública es fatal. No solo están al servicio del gobierno, sino que se inventan las noticias para distraer a la ciudadanía (como la operación de CFK en pleno período pre-electoral, con el fin de causar lástima y conseguir más votos -lo lograron pero con el trabajo duro de la oposición, entre los que me incluyo el oficialismo perdió el poder absoluto y estamos libres de la re re re elección).

Por otra parte, televisión que privatizaron y las productoras independientes en un 90% están en manos del poder judío sionista, por lo que el discurso es patético, uniforme y hegemónico.

El ente regulador, con una ley de medios que nos costó muchos años de lucha y que tuvo consenso mayoritario de la población (con excepción del grupo Clarín, que tuvo que adecuarse y subdividirse, pero que no resignó poder sino que ganó en publicidad con el "Clarín miente", y de hecho, sus patrones socialistas/sionistas aspiran a la presidencia de la Nación en el próximo período electoral), el AFSCA, que es el afscaroso nombre del órgano de control, está en manos de un ultraoficialista, quien hace pocos años se presentaba como opositor del kircherato- y que trabaja para los servicios nortemericanos de la Jabad Lubavitch y la CJM -con sede principal en Nueva York, Buenos Aires, Israel, Madrid y varios países relevantes de la geopolítica.

No hay que discriminar, pero el Directorio compuesto por la oposición eligió a tres personas de la misma secta (Marcelo Stubrin por el Partido Radical, Gerardo Milman por el FAP (socialismo) y Seminara (por la Universidad de Comunicación Social de Rosario (la intendente es Mónica Fein, obviamente sionista activa, dado que nunca se juzgó quien fue el que produjo el atentado al edificio de Rosario, previo a las elecciones preliminares, y que causó un revuelo que hizo que la Presidente suspendiera la campaña para las Primarias Abiertas, si bien ella NO RESPETÓ SU PROPIA DECISIÓN Y CONTINUÓ EN CAMPAÑA PROSELITISTA POR SU CANDIDATO MARTÍN INSAURRALDE, el amante de la modelo VIP, Jessica Cirio.

Oficialismo y oposición clarineta estuvieron asesorados por BALTASAR GARZÓN, KLIMOVSKI, LULA DA SILVA Y FELIPE GONZÁLEZ.

Como yo: ni yanqui ni marxista, soy de la Tercera Posición, busco un equilibrio ecuménico. Tras perder, el gobierno tuvo que elegir a un Jefe de Gabinete, que hace las veces de Presidente (porque la tirana sigue oculta por su supuesta enfermedad) que es Jorge Capitanich (opusdeísta) y que fue el gobernador de la segunda provincia más pobre de Argentina, después de Formosa, ubicada en la ubérrima zona litoraleña, de los ríos
más caudalosos del país, y donde se aloja la importantísima cuenca de aguas dulces, que es reserva de agua potable del planeta.

Si no es chicha es limonada. EL pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes. El caso es que no nos permiten actuar dentro de los partidos políticos, que se convirtieron en totalitarios del nepotismo familiar, con mujeres, esposas, amantes, hijos y entenados, hermanos, amigotes y parentela en lugares que deberían ocupar profesionales académicos dedicados a la Política.

Argentina tiene al papa Francisco en el Vaticano.
Al segundo líder de la Comunidad Judía Mundial, residente de la Ciudad de Buenos Aires (zona Belgrano). Al Vicepresidente de la FIFA internacional, Julio Grondona, vecino de mi querida Avellaneda (Sarandí). Varios de los mejores deportistas del mundo. El arquitecto César Pelli, entre los más importantes constructores de grandes edificios del planeta. Dos premios Nobel vivos, uno reside en Gran Bretaña y el otro es itinerante por la Paz.

No es tan difícil de solucionar. Solamente hay que pensar. Eso es lo que irrita a los poderosos del Norte.

¿Qué nos pasó?

Nos pasó la omertà de los que hoy están preocupados porque el agua les llegó al cuello: monarquías, imperios, templos, iglesias, dictadores, sicarios funcionales... Les pasó que la organización (y la información en las redes) vence al tiempo.

Lucía o Cobardía.
Me gusta ·  ·