lunes, 5 de septiembre de 2016

Carrió hace de Folino

Anoche, por ejemplo, Carrió hizo un acting.  Se supera en la imitación a Lucía Folino. Dice lo mismo que ella  (o sea yo, pero dicho en tercera persona, como les gusta a los operadores de noticias) y cuando está en el climax da una vuelta de taba y termina haciendo su apología de la corrupción, y cerrando con una idea contraria a la que sostengo:
Sí, nos importa ver presos a los corruptos. Que devuelvan la plata, también, obvio. Sabemos que no será fácil y no tenemos 25 años más para esperar.

La lucha contra el narcotráfico que ella  encara es ineficiente, porque tenemos que ir por la ley de despenalización, que es lo que se propone en los círculos de juristas que entienden la problemática. Hoy se utiliza el caso Bazterrica, como antecedente: necesitamos una ley, al respecto, para desagotar los juzgados federales y que se aceleren las causas de corrupción.


LILITA CARRIÓ NO ES LUCIA FOLINO.  Si saca poquísimos votos a la hora de la verdad electoral, es porque subestiman a la ciudadanía los que disimulan como si no se dieran cuenta.


Susana Jiménez me decepciona cuando dice que la admira.  Carrió es una mala actriz y un personaje nefasto PATROCINADO POR CLARIN Y TELEFÓNICA  (PRIMA S.R.L.)

Todo se sabrá.