domingo, 18 de septiembre de 2016

Contra las teorías abolicionistas.

Marcelo Romero -fiscal- : La teoría abolicionista fue desgraciada. Sobre todo si consideramos que el propio Zaffaroni cometió delitos gravísimos (algunos que ni se conocen en la prensa). Pensar como el holandés es un pose de mercadeo interesante, pero te puedo asegurar porque lo viví de cerca, cuando mataron a un amigo de mi hijo, inocente, en ocasión de robo, que no se defendió, que ojalá no te suceda nunca, porque vas a cambiar drásticamente de idea. Con idéntico criterio tendríamos que decir, de ser cierta la teoría, que los casos de justicia por mano propia (o de exceso en la legítima defensa) forman parte de ese arco de crímenes que debemos tolerar en la sociedad argentina. Aspiro a vivir en un Estado de Derecho. Si hubiera creído en estas teorías intencionadas para demoler la sociedad y ponerla en pie de guerra, me hubiera dedicado a la religión, que es misericordiosa y no a establecer un orden social donde reine -dentro de lo posible- la Justicia, que es un avance de la Ética. Un ética mejorada por su espíritu deontológico.