viernes, 23 de septiembre de 2016

Matar al ladrón

Los policías le salvaron la vida. Si se hubiera resistido (o no), el gerente del banco tal vez estaría muerto. 
La víctima, sin embargo, dice lo políticamente correcto. 

¿Si el que mata tiene que morir, el que roba tiene que ser robado? Salgamos todos a la calle armados y terminemos con la farsa de una civilización, si tanto les importa la libertad de los criminales. 

No se resistan: ARRIBA LAS  MANOS. 


Ser progre es: exigir Justicia.  No la de la Ley del Talión (ojo por ojo, diente por diente) sino la que corresponde a un Estado de Derecho.
Policía eficiente que dependa del Poder Ejecutivo.
Justicia independiente, con funcionarios imparciales, suficientes, no politizados, con asistencia tecnológica.
Cárceles sanas y limpias, para recuperación y no para castigo de los reos detenidos en ella.

No estoy siendo nada original, lo dice nuestra Constitución Nacional que es LIBERAL (no NEOLIBERAL).